miércoles, 24 de octubre de 2012

Un repaso por la moda de 1915

Fotos: colección personal. Dibujos y fuentes de información: www.fashion-era.com, www.marquise.de y "La moda en la Argentina" de Susana Saulquin (Emecé).


Hola amigos, cómo están? El post de hoy surgió a partir de tres fotos vintage que compré en San Telmo en mi última visita. Desde un primer momento reconocí que las imágenes eran de la misma época, pero tuve que investigar un poco para poder situarlas temporalmente.

Las tres fotos a continuación (que en realidad son postales, ya que en las primeras décadas del siglo XX se estilaba imprimir postales con una foto del remitente para enviar a sus seres queridos en Europa) es muy probable que hayan sido sacadas entre 1914 y 1917, en plena Primera Guerra Mundial. Sin dudas son vintage, no?

Las dos muchachas de la foto de abajo presentan características de la moda de la pre-guerra: mayor comodidad con respecto a las apretadísimas cinturas de la Belle Epoque (1910), sombreros medianos de formas simples, trajes sastres y cuellos con escote en "V". Muy probablemente, estas chicas ya no usaran corset para aquel entonces (el primer corpiño, tal como lo conocemos ahora, fue patentado en 1914 en EEUU por Mary Jacobs). 





Sombreros característicos de la pre-guerra (1912, aproximadamente). Si bien no son discretos, los sombreros de esta época eran menos ostentosos que los de la Belle Epoque.









Este figurín, que muestra un diseño de 1915, se asemeja bastante a lo que llevan puesto las chicas de la primera foto, no? Es muy sútil, pero ya la moda de la pre-guerra iba anticipando la cómoda silueta que revolucionaría los años '20. Quizás mirando imágenes no sea tan notorio, pero ya en la época se respiraba un aire de cambio (en 1914, se empezó a gestar "la gran transformación" de la moda, tal como bien analiza Susana Saulquin en su excelente libro "La moda en la Argentina"). 





En la moda de la pre-guerra, las mujeres usaban peinados que descubrían la frente y la nuca, y tal como vemos en la foto de abajo, ya se conseguía ropa para niños (el estilo "marinerito" era el más común para los varones). En Buenos Aires, la ascendente clase media podía adquirir prendas para los más pequeños en las tiendas Harrods. 

Para esta época, en Europa la tendencia era acortar la falda (con la llegada de la Primera Guerra Mundial y la falta de suministros, había menos tela para la ropa), pero en Argentina aún se seguían usando faldas hasta los pies. Esto quizás se deba a la "herencia de la pacatería de la mujer inglesa y de la envidia y el temor al ridículo españoles" con los que cargaban las mujeres argentinas, según escribe Saulquin en "La moda en la Argentina".







Mientras las mujeres argentinas de la alta sociedad (y esto da para un post aparte) se vestían con diseños franceses (que compraban en sus viajes o que les eran traídos a sus mansiones por comisionistas de las más famosas casas parisinas), la mujer de la clase media se hacía hacer la ropa por modistas o compraba en tiendas que ya desde mediados del siglo XIX habían empezado a aparecer para proveer a los estratos medios (al menos en Europa, en Argentina probablemente este fenómeno haya aparecido a comienzos del siglo XX). "Saber elegir (el atuendo) con armonía y coherencia fue una cualidad que se dio tanto en las clases altas como en las medias", dice Susana Saulquin sobre la mujer argentina.







Resumiendo, la moda femenina de este período comenzó un proceso de masculinización (pensemos que estaba muy de moda usar traje sastre), relacionado con la "profunda transformación en la condición social de la mujer" (Saulquin), y este proceso sería más que notorio ya comenzados los años '20. La moda se vuelve más cómoda y relajada, dejando atrás las rígidas estructuras (en la moda masculina sucedió algo similar).

Durante los años de la Primera Guerra Mundial, la mujer dejó de usar joyas (esto lo vemos bien en las tres fotos) y vestidos fastuosos, y comenzó a involucrarse con el trabajo filantrópico, lo que la puso en contacto con las clases sociales más bajas. Con respecto a los colores, en estos años predominaron las telas en colores sobrios.

Hablando de sobrio... La chica de la foto de abajo está más que sobria con ese traje oscuro, no? Demasiado sobria para ser tan joven, lo que me lleva a pensar que probablemente estuviera de luto. Hacia 1913, el cuello en "V" era muy popular, pero una parte de la sociedad lo condenaba por su "vulgaridad".  







De todas formas, las mujeres de nuestras fotos tienen bien cubierto el escote en "V", lo que demuestra el recato de la época, más allá de que la moda tendía a verse más relajada. Con respecto a la foto de la chica de luto, el pañuelo abrochado en el escote quizás indique justamente "recato y seriedad" por estar atravesando ese momento tan particular. Pero que el pañuelo sea blanco me hace dudar sobre el supuesto luto...

Trajes de la época.





Fue este período de la pre-guerra muy interesante en lo que a moda se refiere? Al menos para mí, no mucho, pero sí resulta interesante analizarlo a la luz de los acontecimientos de la época. Sinceramente, me quedo con el glamour y el brillo de los años '20, período muy cercano al que vimos en el post de hoy. 

Muy bien amigos, espero haber agregado un mini granito de arena con esta entrada tan histórica y que les haya gustado. Los espero el viernes, no me fallen. Un beso para todos!!

4 comentarios:

CAROL LEDOUX dijo...

Muy interesante este post. Estoy viendo una serie británica de los años 70, llamada Arriba y Abajo que retrata muy bien esa época en Inglaterra y los trajes que lucen las protagonistas me encantan, son un fiel reflejo de la moda de entonces.

Un saludo!

Y además sombreros dijo...

Que gran post, me gustaba esa moda.
Un beso.

Evelyna Callegari dijo...

Me encantan!!! lo simple y sobrio, las líneas geométricas, que a mí me hace acrodar a los kimonos. Siempre aprendo algo cuando paso de visita. Un beso

Xisco Bernal Tortosa dijo...

Muy interesante. Estoy pasando a limpio los apuntes recogidos en las II Jornadas de Historia, Arte y Diseño de Moda, en el Museo del Traje (Madrid) y me vienen muy bien tus comentarios tan acertados y la bibliografía. Muchas gracias. Cuando lo tenga terminado lo compartiré contigo. Saludos desde Valencia (España). Qué razón tienes con lo de la envidia y el miedo al ridículo de los españoles!!