miércoles, 27 de noviembre de 2013

El fin de una era: diciembre de 1971

Fotos: www.ciaovogue.com. Copyright de Condé Nast.


Hola amigos, cómo están? Buen miércoles para todos! Es ley que todas las etapas deben concluir en algún momento, nos guste o no... Y la etapa de Diana Vreeland como editora de la Vogue norteamericana concluyó con la edición de navidad de diciembre de 1971, con la princesa Grace de Mónaco en su portada.






Durante los años de Diana Vreeland a la cabeza de esta revista (1963-1971), la costumbre era que el número de diciembre fuera más lujoso, más pomposo y más atractivo visualmente que el resto. Una de las secciones de diciembre consistía en primeros planos de celebridades siguiendo un hilo conductor, en este caso publicados en espejo contra frescos persas. 


Dominique Sanda




Cher




Vanessa Redgrave




Cuál sería el sentido de esto? A ciencia cierta no lo sé, pero sin duda era un festín para el ojo y parte del recorte que hacía y hace Vogue con respecto a las celebridades que considera IN. Y con respecto a la pasión que lo exótico despertaba en Diana Vreeland. Las fotos son de Richard Avedon. 

Una nota muy particular en esta edición fue la dedicada a Grace de Mónaco, a casi 15 años de su casamiento con el príncipe y ya con su familia conformada. Pensemos que Grace Kelly tuvo que renunciar por completo a su exitosa carrera en Hollywood para convertirse en princesa, así que le debía este reportaje a sus admiradores!

Les juro que veo esta foto y para mí es Catherine Deneuve... Muy parecidas, no? Fotos: Snowdon. 




Tiempos super felices: Grace con su marido y sus hijos Alberto, Carolina y una pequeñita Estefanía.








Diana Vreeland era una mujer de mundo, extravagante, que había crecido en plena Belle Époque hablando francés y adorando con su alma todo lo proveniente de Rusia. No creo que el "menos es más" fuera su lema: las exuberantes páginas de la revista así lo demuestran. Y está muy bien, porque ella concebía a la moda como la expresión de la belleza absoluta, y a las revistas de moda como una ventana al mundo. "El ojo tiene que viajar" fue una de sus frases más conocidas...

En sintonía con todo esto, observen estas fotos tomadas por Irving Penn en Marruecos para esta edición de diciembre de 1971 (la nota se llama "Misterio velado"). El burka de las mujeres marroquíes nos impacta, pero así era Diana Vreeland a la hora de decidir el contenido de cada edición: "mi educación fue el mundo" (frase extraída del documental "Diana Vreeland: the eye has to travel").

   



Las mujeres de negro viven  en el valle del río Ziz: sólo muestran los pies, las manos y un solo ojo. Una cultura muy lejana al mundo de Vogue pero que Diana Vreeland quiso mostrar antes de abandonar la jefatura de la revista.







Durante los años de Vreenland, sus estilistas viajaron por todo el mundo en busca de locaciones para retratar moda, lo que llevaba a que el presupuesto de la revista fuera altísimo. Estos costos y el hecho de que a partir de los '70 la mirada de Vogue viró hacia la mujer trabajadora, que necesitaba ropa cómoda y accesible para enfrentar el día fuera de casa, hicieron que las ideas cargadas de fantasía de Diana ya no tuvieran posibilidad de realizarse. El primer número de 1972 estuvo a cargo de Grace Mirabella, que había sido asistente de Vreeland y quien estaría al mando hasta la llegada de Anna Wntour en 1988.  

Fíjense qué linda esta producción realizada en España, con Raymundo Le Larraian como fotógrafo. La ropa es preciosa y bastante actual les diría...















Y para cerrar la edición de diciembre de 1971, las magníficas flores retratadas por Irving Penn, algo que Vreeland adoraba.










Y con este número se despidió la gran Diana Vreeland de Vogue, para darle paso a una revista más económica y práctica, que así como tuvo detractores también tuvo sus fanáticos. A pesar de su genialidad, de su pasión por la historia de la moda y de sus contactos, Diana quizás debió haber bajado un cambio para entender el rumbo de la industria en los '70 y adaptarse a los nuevos tiempos. Qué sé yo... Si tengo que elegir, me quedo con la fantasía y las bellas imágenes del período Vreeland, sin dudarlo!! Soy una gran admiradora de su trabajo y de su personalidad.

Muy bien amigos, espero que les haya gustado el recorrido de hoy. Cualquier cosa que quieran comentar o sugerir es bienvenida. Les dejo un beso y los espero el miércoles que viene. Buena semana!!!  

3 comentarios:

Marilin moulich dijo...

Me encanta la coleción de fotos!Es como viajar en el tiempo!!
www.bernice.es

mariana dijo...

Muy buena investigación,lindas fotos
Me impresionó las fotos de la mujeres de negro,qué triste,¿no?
¿Cuándo nos vas a mostrar tus looks y collares como hacías antes?

Juli Rossano dijo...

Hola! Un post sin duda muy interesante y muy bello a la vista. Muchas veces me pongo a pensar en las grandes producción que se realizan detrás de una revista y cómo hace el editor para elegir el tema del mes, las notas, las fotos, los outfits, etc. Debe ser un trabajo muy estresante pero a su vez muy enriquecedor..
Buen fin de semana!