viernes, 13 de agosto de 2010

Corazón tanguero

El fin de semana pasado cumplí una fantasía: tomé una clase de tango. Tango baile. Aprendí un solo paso, y les aseguro que es dificilísimo. Es más, a una semana de esa clase no sé si aún recuerdo cómo hacerlo.

Para no pensar en mi total ineptitud para las danzas, además de intentar el paso una y otra vez hasta el hartazgo, me puse a mirar a mis compañeros de clase: éramos muchos, desde chicos de 20 años hasta señores y señoras de 50 y tanto. Había varios extranjeros que no hablaban español. Había desde gente tímida y cabizbaja hasta personajes histriónicos. Pocas mujeres estaban con tacos altos, la mayoría habíamos ido muy cómodas e informales. Los hombres también.

Uno tiene en la cabeza esa imagen de la tanguera femme fatal, con silueta de reloj de arena, falda con tajo de infarto y liga en las piernas; y la imagen de un hombre terriblemente varonil, peinado a la gomina y con chambergo, muy machista y fumador. Pero la gente que hoy se anima al tango parecería ser menos estructurada y con muchas ganas de disfrutar, al menos esa fue mi primera impresión en esta clase.

La clase fue medio caótica: éramos muchos y nos íbamos chocando y pisoteando los talones. A mí me tocó bailar con un clon del escritor Julio Cortázar en su época de apoyo a la revolución cubana, muchísimo más alto que yo, como se imaginarán. Cada tanto nos pedían que cambiáramos de pareja, pero la monogamia me sale hasta por lo poros, porque yo siempre preferí quedarme en los brazos de Julio. Se siente mucho la energía masculina cuando danzás, y según lo que dijeron los profesores, es efectivamente el hombre el que lleva a la mujer. Así que este baile es no apto para mujeres ultra independientes!!

Después de esta clase me quedé pensando en dos íconos tangueros por antonomasia: la argentina Tita Merello (1904-2002) y el uruguayo aunque casi argentino Julio Sosa (1926-1964). Qué joven que murió Sosa, qué pena... Se estrelló con el auto cerca de la costanera norte en Buenos Aires, luego de una noche de juerga.

Adoro estas imágenes de Tita Merello, una verdadera morocha argentina: con perfectas cejas arqueadas, pómulos altos y labios generosos.










Y adoro a este varón del tango: a años luz del actual metrosexual, un varón machista, mujeriego y borrachín pero al que se le pianta un genuino lagrimón cuando su "mina" lo abandona.








Y sin dudarlo, mi ítem favorito del outfit tanguero son los zapatos. Aquí tres pares de la marca "Madreselva":













Un encanto los zapatos, no? Les confieso que lo que más me estimula de bailar el tango en un futuro son los zapatos de taco alto... ¿Fashionista? ¿Yo? No, para nada...

Les dejo un beso y ya superado un momento amargo, vuelvo al ruedo con los posts. Hasta la próxima!

5 comentarios:

matichica dijo...

Ay, bailar tango mi asignatura pendiente, sin dudas! Intenté alguna vez pero me tocó un compañero medio pesado y no tenía ganas de andar aclarando tantos, así que desistí... Amore no me acompaña en esta, así que por ahora no retomé la danza que más me emociona... Adoro el tango, siempre digo que soy de la década 40, porque me gusta esa estética, la música, el cine... También me gusta el fado, ritmo protugués primo hermano del tango... Los zapatos, divinos! Tita y Julio dos grosos, pero Gardel es EL tanguero más amado por mí! Precioso post, Marian!

Natalia Schump dijo...

hola Maru, cuanto me alegro que hayas ido a tu primer clase de tango!! fusite a "la ideal"?(adoro ese lugar)me encantaron los zapatos, muy sensuales. Lo que más me gusta del tango son las letras de las canciones, son tan profundas, las metáforas... no sé si me bancaría escuchar un cd completo,pero me encanta algo más moderno como las milongas de Soledad Villamil, tengo todos sus albumes, son preciosos y de La Chicana también. Besitos, muy lindo tu post, como siempre!! buen finde!!

audrey73 dijo...

Hola chicas! Mil gracias por pasar! Qué buen dato lo del fado, Mati, no lo conocía, así que lo voy a googlear. Bueno, aunque amore no te acompañe podés ir con algún amigo o sola a tomar clases, candidatos no te van a faltar!!!!! La próxima vez que haga un post sobre los '40, te lo voy a dedicar. A mí también me gusta Soledad Villamil Nati! Y me parece re-bien toda esta nueva ola tanguera que reflotó clásicos pero con una estética más moderna y soportable para las nuevas generaciones. Un beso para las dos y gracias otra vez!

Sol dijo...

Hola! Me gusta tu blog, lo veo siempre pero es la primera vez que comento. Amo el tango y su estética... después de bailar el tango ningún cuerpo vuelve a ser igual, hay que dejarse llevar y el 2 x 4 del arrabal te lleva... "hacia el hondo bajo fondo donde el barro se subleba" Tengo un montón de cantores, orquestas y letristas de tango que derriten mi corazón: Julio Sosa, Florial Ruiz, Rosana Falasca, Homero Manzi, Carlos Di Sarli, Carlos Gardel, Santos Dicépolo, Cátulo Castillo, Anibal Troilo, Roberto Goyeneche, Astor Piazzolla, Osvaldo Pugliese, Adriana Varela y Soledad Villamil (por supuesto!)
Gracias por este post.

audrey73 dijo...

Hola Sol! Qué lindo conocer a otra lectora, gracias por escribirme. Por lo que veo nos sos ninguna improvisada en tango... Uy, si encontrara fotos de Rosana Falasca las postearía, qué divina que era y qué joven que murió... Desde ya que Piazolla es uno de mis ídolos, como porteña de alma que soy lo escucho a Piazolla y me emociono mucho... Un beso y gracias por tus palabras, Sol!