lunes, 21 de febrero de 2011

Una tarde en el Museo de Ciencias Naturales de La Plata

Antes que nada, muy bienvenidas las nuevas seguidoras, mil gracias por el apoyo.
Coincidiendo con la entrada número 100 de este blog, quería compartir con ustedes un paseo especial, que no tiene que ver con la moda pero sí con el pasado: el Museo de Ciencias Naturales de la Ciudad de La Plata (provincia de Buenos Aires, Argentina).
Ayer domingo anduvimos por los pagos platenses con mi novio y su hijita, y no podíamos dejar de visitar el museo de ciencias naturales, que cuenta con un patrimonio único en el mundo de piezas paleontológicas, zoológicas y etnográficas. Un gran orgullo para los argentinos. Y otra razón de orgullo es que el ticket de entrada cuesta sólo 6 pesos argentinos (poco más de 1 dólar, poco más de 1 euro)!!!!!!! Increíble, no? Por un adicional de $2, se permite la entrada con cámara fotográfica, cosa que en general no permiten en otros museos.
Yo amo este lugar porque con sólo poner un pie uno experimenta sensaciones únicas: de repente uno se ve rodeado de extrañas criaturas prehistóricas y de una naturaleza virgen, a años luz de la llegada del hombre. A medida que se recorren las salas, vamos aprendiendo sobre la evolución del hombre tal como hoy lo conocemos y cómo era la vida de las culturas precolombinas en la región sur de América. Incluso el museo posee varias momias indígenas en un estado de conservación increíble. Si bien el museo no es gigante, hay que recorrerlo con tiempo porque hay mucho para ver y leer. Más que nada recomendable para niños a partir de los 8 años, porque los más chiquitos se aburren y se asustan con los esqueletos, los animales embalsamados y las momias.
En la entrada con César: el edificio se contruyó entre 1884 y 1889, siguiendo las líneas del estilo neoclásico. Cuando se fundó la Universidad de La Plata en 1906, el museo se anexó a esta institución. Esta foto fue sacada desde el metro de altura de Ágata, la hijita de mi novio (y una fotógrafa en potencia).


El interior: otra vez Ágata desplegando sus cualidades de fotógrafa. El museo cuenta con cuatro plantas (dos destinadas a la exhibición).



El famoso Tiranosaurio Rex: según la replíca de su calavera no parece tan temible, no? Igual no quisiera haber estado cerca de esos dientitos...



Me parece que he visto un lindo armadillo: por suerte, estos animalitos actualmente son mucho más chicos, no como en tiempos prehistóricos!!!!!




Animales eternizados: da un poco de pena ver a los animales embalsamados, pero bueno, es parte de la ciencia.



Salas de paleontología: me sentía como Ben Stiller en "Una noche en el Museo"...




Nuestros antecesores: el esqueleto humano comparado con el de diferentes primates.



Antiguo Egipto: este sarcófago egipcio me disparó ideas para un futuro post sobre esta civilización fantástica.




Walk like an Egyptian: aquí no se entiende si estoy imitando la clásica postura egipcia o a la Mona Giménez en "Quién se ha tomado todo el vino?"...


Bueno, dejé a la moda un momento de lado, pero no por mucho tiempo... El miércoles nos encontramos con más sensaciones vintage. Un beso para todos y uno especial para los platenses!!!!!

10 comentarios:

matichica dijo...

Ja,ja,ja! Buenísimo post, Marian desde mis pagos! Muy lindas las fotos y tu look acorde al lugar también. Tengo los mejores recuerdos del Museo, desde mi infancia cuando iba como loca a ver al cóndor embalsamado que se lleva un cachorrito hasta las excursiones con mis alumnos... Una maravilla!
Besitos:>

audrey73 dijo...

Sí, Mati, ahí sigue el cóndor con el pobre cabrito. La nena de mi novio se impresionó cuando los vio. Por supuesto te tuve en mente en el paseo de ayer por tu ciudad. Un beso y gracias!

Miss Baires dijo...

qué lindo post! y para quienes no conocemos el museo, nos hiciste una visita guiada estupenda.
Un beso enorme.
euge.

matichica dijo...

Ay, no te puedo creer que sigue el cóndor! Algunas veces fui y lo habían sacado. Confieso que me daba terror, pero el morbo infantil hacía que cada vez que iba pasara a verlo... Después en casa, mi papá hacía del pajarraco y me agarraba cual pobre cabrito provocándome cosquillas... Un recuerdo que me enternece... Besitos:>

princesa jazmin dijo...

Qué lindo post Mariana, el Museo es precioso y nunca terminas de ver todo, y te quedas allí soñando con los tiempos antiguos,realmente es como si Una Noche en el Museo estuviera ocurriéndote a tí, te imaginas qué divertido?
Hermosas fotos, bien ahí Ágatha!
No te imaginas como me reí con tu comentario de la última foto :)
Besitos!
Jazmín

UMA dijo...

Que lindo post. La verdad que hace muchísimo que no visito un museo. Con lo que mostraste, dan ganas de ir!!

El Marques Deco dijo...

Sos muy divertida, Marian. Me encantan tus post porque siempre me arrancan ua sonrisa. Yo viví en La Plata 5 años y jamás lo visité, podés creer?...mal que me pese...ya no cometo esos errores, soy turista en mi propia ciudad y "trato" de no perderme de nada.
Laureano

audrey73 dijo...

Muchas gracias por sus comentarios, chicos!!!!! Cuando uno publica un post tan personal, teme que a los lectores no les guste... Así que gracias por la buenaonda, un beso!!!!

Anónimo dijo...

Naaaa, Mariana, excelente!!!! Fui a ese museo hace muchos años, cuando estudiaba Bellas Artes y me pareció increíble. Y para que no sientas que es un post "colado"... te aviso que me encantóóóó´ese enterito, babucha o como se llame!!!!! Besos y buen fin de semana!!! Gabita

Natalia Schump dijo...

hola Maru, estoy sin internet desde hace una semana!! ahora estoy en un ciber tratando de ponerme al dia con mis blogs favoritos, muy lindas las fotos del museo, se te ve muy bien, un beso!!