viernes, 10 de febrero de 2012

Hombres para amar demasiado?

Marlon Brando

 



Hola amigos, cómo están? La entrada de hoy se me ocurrió porque estoy releyendo "Las mujeres que aman demasiado", el famosísimo libro de la terapeuta Robin Norwood que en 1985 ayudó a muchas mujeres a entender por qué se involucraban con hombres poco convenientes, y aún hoy sigue ayudando, ya que se continuó publicando y se consigue en cualquier librería. Y se vende.


James Dean




Pensando en que una, platónicamente, siempre se enamora del galán imposible de la pantalla, y que a veces nos parecen irresistibles esos tipos problemáticos, inaccesibles, misteriosos, de mirada perdida y frases hirientes, es que decidí acompañar la entrada con fotos de actores por los que muchas mujeres deliraron a lo largo de las décadas.



Steve McQueen (con Natalie Wood!)




Cuál es básicamente la idea del libro de Robin Wood? Las mujeres que aman demasiado son aquellas que se aferran desesperadamente a una relación de pareja, a pesar de que esta relación las hace infelices y las obsesiona. Estas mujeres se convierten en adictas a relaciones amorosas complicadas, y buscan hombres que representen un verdadero desafío para ellas: el desafío de hacerlos cambiar. 


Sean Connery




Hay toda una explicación psicológica detrás de la conducta de estas mujeres (en general se habla de mujeres, pero también hay hombres que aman demasiado)  según la autora del libro, y algo muy interesante que ella resalta es que, en líneas generales, las mujeres hemos sido educadas con la idea de que el amor es igual a sufrimiento y lucha, y esto por supuesto no debería ser así, no? 


Alain Delon

 



Siempre vemos en las películas y en las grandes novelas románticas que los amores más apasionados son a la vez los más difíciles, los que dan mil vueltas y nos tienen a los turmbos. "Vos sos más una montaña rusa que una calesita", me dijo el otro día uno de mis médicos, al tratar de enlazar lo que yo le estaba contando sobre mis experiencias personales con lo que expone Robin Norwood en su libro. Y no pretendía halagarme, sino todo lo contrario.

 


Y es verdad: las mujeres que aman demasiado necesitan sentir los bombos y platillos que resuenan cuando conocen a un hombre difícil, pero se sienten aburridas ante hombres estables, sanos y agradables, ante hombres que no impliquen el desafío de tener que cambiarlos para que realmente las amen. Suena loco, pero es así. Y algo así me decía mi médico también, así que mi pregunta es la siguiente: ok, muy bien, pero dónde están esos hombres estables, sanos y agradables? Por mi camino no parecen cruzarse...








Y como aún no termíné el libro, no es mucho más lo que puedo agregar, pero básicamente el objetivo de la autora es que las mujeres revisen su manera de relacionarse con los hombres y la cambien por una más sana, si es que su comportamiento se alinea con el de las mujeres que aman demasiado. Y qué es lo principal? Estar, en primera instancia, muy bien con una misma, para que disfrutemos la vida y para que, llegado el momento, podamos atraer a hombres realmente agradables que nos puedan amar como somos, no a esos que dicen cosas como "yo nunca pude amar a nadie" o que viven haciendo alarde de todas las mujeres con las que estuvieron, o esos inmaduros e incapaces de hacerse cargo de sus cosas, o esos distantes que nunca tienen tiempo para su pareja.





Y por qué este tema en "Sensación Vintage"? Porque tiene que ver con uno de los muchos cambios que ha experimentado la humanidad en los últimos años, un cambio en algo tan necesario como es amar. Crecimos pensando que cuando estamos enamoradas, tenemos que vivir con una pata de elefante presionándonos el pecho y un nudo en el estómago, pero si realmente creemos en nosotras mismas, no tiene que ser así.

  



Como se imaginarán, dedico este post con cariño a todas las mujeres que aman demasiado, y por experiencia propia les digo que se puede emprender la recuperación. No es fácil, ya que hay que derribar ideas ancestrales y pensar de otra manera, pero vale la pena intentarlo.

Que tengan todos un hermoso fin de semana, los espero el lunes, un beso.



12 comentarios:

Anita Lorileira dijo...

No conocia la existencia del libro, pero lo que contas es lo que es habitual notar en el dia a dia.
Estoy segura de que una puede moderar el exceso de amor, pero al margen de lo de derribar ideas ancestrales, es muy facil amar locamente, creo que ese es el tema, es mas facil mandar 100 mensajes que no mandar uno.

Es un tema para largo debate no?

Muy buena entrada Marian!

Besitos!!

pato_l dijo...

Nos dejaste mudas, Marian!!!!!!no puedo opinar mucho del tema, porque creo que no estoy incluida en el grupo,he tenido pocas parejas, bastante estables y nunca intenté cambiar a nadie y creo q tampoco me quisieron cambiar a mí.
buen finde

Natalia Schump dijo...

hola Mari, yo lo tengo ese libro, hace años me lo compré buscando respuestas.Después una amiga en cituació amorosa compleja me recomendó "los hombres de marte y las mujeres son de venus" y 2marte y venus de novios" Excelentísimos libros, me ayudaron mucho.El primer paso para estar mejor es darte cuenta que algo raro anda pasando y mucho mejor es querer mejorar esa parte de nuestro comportamiento.Nadie nace sabiendo nada, nos equivocamos una y otra vez hasta que un día nos decimos "que hago mal?" y es ahí cuando ocurre el milagro!Me alegra mucho que lo estés leyendo, es muy bueno, yo siempre recomiendo estos libros desde mi experiencia personal, nadie es perfecto y lo importante es querer estar bien.Besos

Natalia Schump dijo...

no puedo creer que haya escrito "cituació" me estaré transformando en wachiturra? ;-)

María dijo...

Afortunadamente creo que no tengo ese problema, la mayoría de las veces yo he sido la mala de la relación y no al revés. Ahora estoy con un niño maravilloso, yo creo que es el mejor niño del mundo, me ama mucho y yo también a él y es todo lo que puedo desear.
Muchos cariños

audrey73 dijo...

Gracias por pasar chicas!!!! Me alegra ver que en poquitos comentarios hay lectoras que saben que no son mujeres que aman demasiado. Igual, como bien dice Nati, una no nace sabiendo, hay que hacer la experiencia e ir aprendiendo sobre la marcha. Sí, el otro libro que mencionás Nati está muy bueno, y ayuda a entender que hombres y mujeres pensamos y actuamos en forma diferente, por nuestras distintas biologías y psicologías. No te preocupes por "cituciaó", me hiciste reír... Qué bueno Anita saber de vos. Un beso para todas!!!!!!

Anónimo dijo...

Excelente post!!!!
Felizmente, tampoco me siento incluida en el grupo de las que "aman demasiado", en el sentido que esa expresión tiene en el texto del que hablas. Pero cuántas mujeres conozco en esa situación!!!
Vamos, chicas, trabajemos todas por amores reales, constructivos, que nos ayuden a estar mejor, más felices, y no al revés...
Me viene a la mente una frase que creo es de Gabriela Atcher: "Fulanito es taaaaaan divino, tan caballero, tan atento... es capaz de salvarme de todo... menos de él mismo".
Aunque yo por algunos de los que incluiste en el post (como Alain Delon) sería capaz de amar más que demasiado!!!! ;)
Vilda

Galatea Bijoutiere dijo...

La verdad es que no sé si demasiado o poco, perro a ninguno de estos dejaría de amarlos!!!
Papitos!!!!!

El Marques deco y ambientaciones dijo...

Y nunca estaría tan acertado tus pots Marian, adelantándote al día de de los enamorados...(14/02).
besos.
me encantan como encarás tus post por más que no "haya" moda en ellos.
Lau

Dorothy Vallens dijo...

hola Marian! volví de las vacaciones. Que tema. Yo no leí el libro, en general no leo ese tipo de libros, no me llaman. Si voy a terapia, mi terapeuta es muy genia, eso creo, me hace muy bien, me ayudó con muchas cosas complejas que me pasaban.
Mi forma de ver este tema, es que no debemos jamás culpar a los demás, en este caso a los hombres. En este sentido cometemos el error de culpar al otro, sea hombre o mujer. Si el problema es tener un amor enfermo, la enfermedad esta en uno. Si me enojo con tal situación ese enojo es interno, está en mí. Lo cual no quiere decir que no me he cruzado con idiotas, que no me respetaron ni me valoraron nada de nada. Pero creo que en ese momento yo no me valoraba nada de nada tampoco. Andaba medio perdida. Y siempre es un trabajo de a dos, una pareja, no sirve si uno trabaja y el otro no, pero sobre todo remarco el trabajo con uno mismo. Es fundamental, para no culpar, para no terminar odiando a los demás. Obviamene que es para mi un tema de análisis, pero creo que siempre hay que revisar la historia propia.- Abrazo!

audrey73 dijo...

Mil gracias por los últimos comentarios chicos!!!! Qué bueno escuchar de vos, Vilda! Más o menos lo que dice el libro es lo que decís vos, Dorothy: una no se engancha con un hombre enfermo y desenamorado porque tiene mala suerte, sino porque internamente una tiene algo que engancha con personalidades problemáticas. El tema está en una, por eso, si no cambiamos y revisamos nuestra forma de amar, tropezaremos una y otra vez con la misma piedra. Un beso y gracias nuevamente!!!

El Marques deco y ambientaciones dijo...

Ahora que me pongo a releer tus Marian te cuento algo....sabés porqué no se cruzan por tu vereda los hombres sanos y sin complicaciones?, porque ya casi no existen...hay cada vez menos jajajaa.
Besos.
Lau