martes, 6 de noviembre de 2012

Chicas de carrera: las secretarias de los '60



Como ser... Una secretaria de los '60 (texto de Eva Wiseman para www.guardian.co.uk. Traducción: Mariana Casas)


"Encendé un cigarrillo, inhalá profundamente, y con delicadeza atragantate con los roles de género obligatorios de la década. Esta mañana, en los suburbios de mediados de siglo, una guerra se desató mientras luchabas con una faja sobre tus caderas. Ganaste, como siempre, dos veces: primero, cuando lograste subir el cierre de tu vestido naranja sin la ayuda de un amante, y luego, cuando la mirada celosa de una colega obligó a tu gerente de línea a llevarte a almorzar.


Una secretaria de los '60 con lo último en tecnología.





"Es complicado. En estos momentos robados de un juego de poder glamoroso, vos estás lentamente haciendo la tuya. Operás con elegancia, y en un bajo nivel de negación. Tus sweaters son más estrechos que tu jefe y el doble de políticos. Se aferran a vos como el consejo de tu madre: son color pastel y de cashemira, y asustan a los hombres. Podés mezclar un excelente whisky y preparar martinis para un directorio de ejecutivos recién designados, pero para vos misma te servís una taza de ambición, y, para evitar las manchas de rouge, primero le pasás la lengua al borde."  


Moda para la oficina.





Hola amigos, cómo están? Me encanta el texto con el que comencé el post de hoy porque resume muy bien el espíritu de muchas mujeres de los '60: se venían tiempos de cambio, la mujer salía de su casa para  avanzar en el terreno laboral y era necesario sacudirse las viejas estructuras sexistas que habían dominado hasta los '50.

De todas formas, los primeros '60 no fueron fáciles para las chicas que comenzaban su carrera como secretarias: había mucho abuso por parte de los hombres y la secretaria estaba para "servir" a su jefe. Muchas veces, las chicas empezaban con trabajos "menores" (como atender el conmutador, por ejemplo) y luego eran  ascendidas a secretarias. Para algunas, las más ambiciosas, ser secretaria era el acceso a una carrera y a un mundo manejado por hombres. Para otras, era la sala de espera antes de contraer matrimonio. Esto se ve muy bien en la serie "Mad Men". 



Girl in a cafe, foto de Michael Holts (1967)




Quizás de los '60, o de los '50, haya quedado arraigada esa idea de una secretaria impecable, blanco de los celos de la esposa del jefe. Y más allá de los obstáculos con los que se encontraron las asistentes (así no se les decía por aquel entonces) de los primeros '60, también era un oficio muy relacionado con la independencia de la mujer soltera en las grandes ciudades. La mujer ya contaba con su propio dinero para mantenerse y darse algún gusto. De a poco, la mujer dejaba de estar a la merced de su marido. De todas formas, en esa época, la diferencia de sueldos a favor de los hombres era muy grande. Aún nos faltaba andar gran parte del camino...



Hitchcock y Tippi Hedren en el set de "Marnie" (1964).





Hoy, la palabra secretaria ha sido reemplazada por "asistente", y en varios casos es necesario un título universitario para acceder al cargo. Desde ya que habrá asistentes muy bien pagas y otras que no, pero las competencias exigidas son muchas. Y cada vez más. Muchos jefes y jefas dependen 100% de sus secretarias. 

Para aquellas secretarias de los '60 que con su inteligencia e intuición nos allanaron el camino a las que hoy ejercemos el oficio (o mejor dicho, la profesión), va dedicado este post, con todo cariño.

Ahora sí amigos, me despido por hoy pero nos reencontramos el viernes con más Sensaciones Vintage. Un beso para todos!!!!

5 comentarios:

matichica dijo...

qué original esta entrada, Marian! Y al igual que el decálogo para el ama de casa de los 50's, mucho para discutir, no?
Me recuerda a las chicas Mad Men, siempre pendientes de los hombres de la oficina, con el whisky a mano y lookeadas según la ocasión.
Besitos, buen miércoles!

Aninka Tokos dijo...

Mad Men es EL ejemplo para este post. Adoro ver los looks de estas mujeres de oficina pero también es crudo observar como son las pichonas del jefe armando los tragos, recibiendo los sombreros y también algunos malos tragos. Es interesante cómo presenciamos -al ver la serie- el cambio de roles que la mujer comienza a adoptar.
Muy buen post! Rescaté esta frase del texto: ¡es lo más!
"pero para vos misma te servís una taza de ambición".

Besos!!

El Marques deco y ambientaciones dijo...

Hola Marian!!!!!!!!!!!!!!
hace tanto que no te leo....(tengo que ponerme al día)....lo hacía todos los sábados que me leía uno tras otro tus post geniales....pobre de mí, no hice honor a nuestra amistad bloogera trascendida...he estado a mil. Encontré el regalo que te prometí...veamos un día.
Lau

lapepa dijo...

Me encanta este blog!!!
Os invito a nuestro "SORTEO DE BROCHE VINTAGE DE LALALA COMPLEMENTOS" y nuestro “FESTIVAL MISS PIN UP”… si queréis más info:http://lapepa-bloguera.blogspot.com.es/

Un abrazo!!! ya soy seguidora me encanta!!!

Dorothy Vallens dijo...

ay Marian, que emocionante! no se que sentir, yo vengo bastante peleada con la profesión porque me siento muy exigida, y muy estresada! es dificil ser reconocida en este rol, en general no se perdonan los errores. Es tal cual todo lo que decis! jefes y jefas %100 dependientes de sus asistentes! Mad men es un lujo, perfecto como lo cuentan.
Esto te va a encatar: cuando estuve en Memphis, en Sun Records, al entrar a los estudios, se puede apreciar, tal cual estaba en la década del 50, la oficina de Marion, la secretaria de Sam Philips, quien atendió a Elvis por primera vez cuando fue a los estudios para grabar una canción para su mamá. Obvio me saqué una foto ahi! amé ese lugar con máquina de escribir y ventana con luz, imaginate, un sueño! ser secretaria de Sam Philips!
Hermoso post y lo que escribiste, se nota que lo sentis desde adentro.- Abrazo!